Comunidad LGBT Nqn. Informa
26 jul 2017, a las 17:27 h
Gay, mapuche y feminista: un joven chileno interroga desde el arte (Por: Agencia Presentes)

Por Lucas Gutiérrez

Fotos: Diego Argote  y Cristian Gómez

 

Sebastián Calfuqueo tiene 25 años y convive con el cruce de varias identidades: chileno, mapuche, homosexual y feminista. Desde muy joven padeció la violencia y la discriminación y con el tiempo la fue exorcizando en arte.

Calfuqueo es artista visual. Su trabajo aborda los cruces de lo mapuche con la clase y el género. Lo hace desde la ironía y la denuncia, apropiándose de los objetos, las instalaciones y los recursos audiovisuales para desbordarse de las zonas impuestas.

Su obra viene a decirle algo a la historia, a la sociedad y a quienes le han negado sus identidades: “en sus tierras y en su cultura nos revolcamos los maricones mapuches. Esos que nadie quiere”, dice a Presentes.

Hijo de feriantes, Calfuqueo dice: “hoy los jóvenes mapuches accedemos a la academia. Históricamente había sido negada para las personas mapuches y personas pobres”.

Su paso por la Universidad de Chile no fue fácil. “Viví violencia simbólica. Muchos docentes me decían que lo que hacía yo acá no tenía importancia, no tenía trascendencia, que el feminismo no servía para nada”, explica Calfuqueo.

“El colegio y su bullying decían: ‘maricón y mapuche’, como si no hubiese un ser de inferior categoría, como si no existiese algo peor.”

Buscando raíces

Durante su primera adolescencia, el Sebastián citadino que habitaba las redes sociales pre-Facebook y que comenzó a buscar su identidad en las tribus urbanas, empezó a preguntarse qué lugar le correspondía, qué lugar habitaba.

 

“Habiendo pasado por todas estas tribus urbanas pude comprender que también tenía que hacerme cargo de una historia que llevaba social y culturalmente y que me había sido negada”, cuenta. Pero la frase de su abuela le seguía retumbando en la cabeza: “En la comunidad mapuche no hay maricones”. Había algo de lo homosexual que no parecía unirse en ningún punto con lo mapuche. Hasta que conoció la historia de lxs Weyes.

 

Nunca serás Weye

Es la voz de Calfuqueo la que pronuncia esta frase durante la videoperformance ‘You will never be a Weye’.

Antes de la llegada de los españoles en las tierras que hoy llamamos Chile, existían lxs Weyes. Estxs individuxs no se adecuaban al binarismo de género, transitaban tanto en lo masculino como en lo femenino. Los conquistadores escribieron en sus diarios acerca de lxs weyes: “Este parecía un Lucifer en sus facciones” y lxs exterminaron alegando sodomía.

‘You will never be a Weye’ busca demostrar la unión entre lo queer y la cultura mapuche: “eran dos cosas que históricamente no se podían aunar. Según la historia oficial estaba ese discurso de que el homosexual es una construcción del occidente contemporáneo, casi un mal burgués, y no algo que pertenecía anteriormente a nuestra tribu originaria”.

https://vimeo.com/165583660

 

Orgullo desinflado

Dieciocho piezas de cerámica con forma de ponys de hule con los colores de la bandera del orgullo: desinflados los primeros, llenos de contenido los del final. Esta instalación de Calfuqueo se llama ‘Ni tan pride’ (2014) y apunta directo a la interna del movimiento LGBT.

“Acá en Santiago cuando se hace la Marcha del Orgullo, al principio van los colectivos más oficiales como el Móvilh o Fundación Iguales, agrupaciones de un gay muy higienizado, normativizado. Este gay no habla sobre política, ley de identidad de género o aborto, lo único que quiere es casarse. Y al final van los colectivos de disidencia sexual”, señala Calfuqueo.

Feminismo mapuche

Dentro de su exposición individual llamada “Zonas en disputa”, el artista presentó un video en el que cinco mujeres mapuches y feministas deconstruyen la imagen colonial que pesa sobre la feminidad mapuche. El trabajo se llama ‘Domo’, que en lengua mapuche mapudungún significa “mujer”.

Una de ellas, Doris Quiñimil, estudia el lawen, una hierba medicinal. Por medio del saber autónomo y ancestral comparte cómo se puede abortar utilizándola, como lo hacían históricamente las mujeres. Además Doris Quiñimil presenta un término: hetero wingka patriarcado.

Wingka es un término mapuche que refiere al extranjero. Entonces hablar de hetero wingka patriarcado es comprender que el heteropatriarcado también pasa por condiciones coloniales. “Por ejemplo, una mujer indígena padece violencias mucho más fuertes que una mujer blanca. Estamos permeados colonialmente por el wingka”, dice Calfuqueo sobre este concepto. “Y hetero wingka, porque lo hetero es una norma”, concluye.

 

“Romper el hetero wingka patriarcado”

Actualmente Calfuqueo es parte de ‘Rangiñtulewfü Kolectivo Mapuche Feminista’. “Somos mapuches, somos champurrias (mestizo), somos feministas y estamos en lucha”, es el lema del grupo. Y aunque fue creado hace poco, cuenta que están tratando de generar un nuevo espacio del ser mapuche.

Si bien ha tenido solidaridad por parte de compañeros que han vivido lo que él refleja en su obra, aún no obtuvo mucha respuesta de la comunidad mapuche. “Son espacios difíciles de acceder cuando uno viene de la capital. Yo no fui criado dentro de una comunidad desde la temprana edad sino que me formé en la mapuchicidad muy posteriormente, porque la ciudad también coloniza demasiado a los sujetos”, explica Calfuqueo.

 

“El arte permite generar la ruptura”

En diciembre del año pasado, Sebastián Calfuqueo, junto a la curadora Maríairis Flores Leiva, presentó el libro-objeto “Desbordar el territorio”. En él se recorre la obra presentada en sus dos muestras anteriores: ‘Donde no habito’ y ‘Zonas en disputa’. “Ambas exposiciones tuvieron como eje pensar los distintos cruces que conforman las identidades, con un interés particular en lo mapuche, abordando qué significa serlo hoy en una ciudad como Santiago y en una sociedad racista, clasista y discriminadora”, explica la invitación.

 

Calfuqueo cuenta que hace poco lo invitaron a una feria de arte muy high class. “Quería llevar algo que incomodara”, dice. Y eligió reversionar y presentar piezas de su serie ‘Mínimo común denominador’. Militares feminizados, mujeres con rasgos masculinos, estas cerámicas interpelan estereotipos de prejuicios sociales.

 

Cuando las señoras de clase alta se acercaron a preguntarle que por qué esas mujeres tenían barba, la respuesta fue: “porque son travestis”. Pero ellas no sabían de qué les hablaba Sebastián, “en sus diccionarios no estaba la palabra travesti”.

Opiniones sobre el artículo

Esta web se reserva el derecho de suprimir, por cualquier razón y sin previo aviso, cualquier contenido generado en los espacios de participación en caso de que los mensajes incluyan insultos, mensajes racistas, sexistas... Tampoco se permitirán los ataques personales ni los comentarios que insistan en boicotear la labor informativa de la web, ni todos aquellos mensajes no relacionados con la noticia que se esté comentando. De no respetarse estas mínimas normas de participación este medio se verá obligado a prescindir de este foro, lamentándolo sinceramente por todos cuantos intervienen y hace en todo momento un uso absolutamente cívico y respetuoso de la libertad de expresión.




 No hay opiniones. Sé el primero en escribir.


Escribe tu comentario

* Datos requeridos
Título *
Contenido *
Tu nombre *
Tu email *
(lo mantendremos en privado)
Tu sitio web
(escríbelo con http://)
Código seguridad anti-spam *
  

Otros enlaces de Artículos

17 ago 2017, a las 03:44 h
La discusión sobre la constitucionalidad de la Ley de Educación Nº 7546 de la provincia de Salta, que declara obligatoria la religión católica en las escuelas públicas, llegó a la Corte Suprema de Justicia después de siete años de litigio. Quienes argumentan en contra de la ley ponen de manifiesto la vulneración del derecho a la identidad y el peligro para distintos colectivos, entre ellos el LGBTI.
16 ago 2017, a las 14:42 h
Arcópoli lanza una campaña en redes para normalizar al colectivo LGTB+ en los pueblos madrileños. Campo de Lavanda en Brihuega, una de las imágenes de la campaña #mipueblosinarmarios organizada por Arcópoli. JAVIER HERNÁNDEZ
16 ago 2017, a las 13:53 h
Roman Blank, un sobreviviente del Holocausto tiene dos hijos, cinco nietos y un bisnieto.El abuelo aseguró sentirse orgulloso de "salir del clóset" a tan avanzada edad. Foto: Video de wickydkewl
15 ago 2017, a las 00:31 h
Así comienza la primera charla del Proyecto de Extensión "Derechos Humanos y Diversidad LGBTI+" en la Cátedra "Delitos y medios de comunicación" de la Universidad Nacional de Río Negro, en Cipolletti.
11 ago 2017, a las 19:19 h
La Dirección Provincial de Diversidad participo de una charla de sensibilización sobre temática LGBT.