DIARIO EL GALEÓN
22 feb 2016, a las 23:23 h
ABORTO SI, NO ¿QUE COÑ*?

-Hola lectores de Galeón, mi nombre es Miguel Carretero y para que entendáis mi punto de vista con más claridad voy a “autoetiquetarme” como cristiano, liberal y extrovertido.

Lo primero que quiero decir es que como cristiano no puedo dejar de asumir que mi iglesia esta totalmente en contra de el aborto y yo sinceramente discrepo con ella. Estoy totalmente a favor del aborto en ciertas situaciones que voy a enumerar ahora mismo:

 

  1. En caso de que el feto vaya a tener un periodo de vida muy corto por enfermedades incurables.

 

  1. En caso de violación

 

  1. En caso de fallo de los métodos anticonceptivos

 

  1. En caso de que la renta familiar sea tan baja que el bebé/niño este condenado a sufrir malnutrición o enfermedades resultantes de vivir en condiciones infrahumanas.

 

También pienso que si se legalizase no sería tan fácil como algunos creen el proceso, ya que estas matando a un ser vivo y esto puede generar problemas tanto en el ámbito psicológico como en el físico de la mujer abortada, por no hablar que no todos los médicos son capaces de hacer semejante tarea. Actualmente los cadáveres de los fetos muertos de las clínicas son tirados a la basura como trozos de pollo que sobran de la comida, no pido que se les entierre pero por lo menos que se donen a la ciencia o que se incineren pero tirarlos a la basura de ninguna manera.

En conclusion, lo que se nos está prohibido es atrayente hasta que nos lo permiten y si no crees en la libertad seguramente te viene los términos inculto e incompetente como anillo al dedo.

 

Otros enlaces de Columnas

30 ago 2016, a las 17:00 h
La historia del último bandolero romántico; convertido en baluarte de la libertad en tiempos del absolutismo.
17 ago 2016, a las 23:54 h
15 ago 2016, a las 12:01 h
Quien repudia su historia sin conocimiento de causa se repudia a sí mismo

Opiniones sobre el artículo

Esta web se reserva el derecho de suprimir, por cualquier razón y sin previo aviso, cualquier contenido generado en los espacios de participación en caso de que los mensajes incluyan insultos, mensajes racistas, sexistas... Tampoco se permitirán los ataques personales ni los comentarios que insistan en boicotear la labor informativa de la web, ni todos aquellos mensajes no relacionados con la noticia que se esté comentando. De no respetarse estas mínimas normas de participación este medio se verá obligado a prescindir de este foro, lamentándolo sinceramente por todos cuantos intervienen y hace en todo momento un uso absolutamente cívico y respetuoso de la libertad de expresión.


Tenemos debate, me encanta.

publicada el ( 23 feb 2016, a las 01:02 h ) por Jorge Braceras
Creo sinceramente, Miguel, que con la vida no se pueden tener restricciones. Si hay vida, no queda otra opción que respetarla en todas las circunstancias, sin ninguna excepción. El caso de la violación, el que se pone siempre por ser el más extremo de todos. Ayer en mi columna traté sobre él un poco más en profundidad que sobre otros, precisamente por eso, por ser el más extremo. Ciertamente es, cuando se produce, algo dramático. Sin embargo, como expuse ayer es algo enormemente extraño. En primer lugar, por el estress que la propia violación genera en la mujer y que le hace segregar unas hormonas que, por regla general, impiden la fecundación (no solo en este caso, también en el caso de parejas que buscan el embarazo y acaban por estresarse precisamente por no conseguirlo, entran en un círculo vicioso: me estreso por no quedarme en estado y ese mismo estress es el que me impide quedarme embarazada). En segundo lugar, el protocolo policial en caso de violación incluye informar a la mujer de que puede someterse a un lavado vaginal que impida la fecundación, antes incluso de empezar a poner la denuncia. La fecundación no es instantánea, tarda varias horas, a veces incluso más de un día, y hay tiempo más que suficiente para someterse a ese lavado e impedir así cualquier posibilidad de embarazo. Aún así, es posible que el embarazo se produzca. En este caso, antes de abortar (asesinar una vida, no lo olvides), me parece preferible dar al niño en adopción. En España hay miles de parejas buscando una adopción, lo sé porque mi hermano y su mujer eran una de ellas, que tienen que irse a China, Sudamérica, Rusia o Africa porque en España no hay posibilidad de hacerlo en plazos razonables. Mi sobrino es kazajo, y de hecho mi mujer era traductora en el orfanato en el que fue adoptado. Supuesto de daños en el feto/peligro para la vida de la madre. También en ésto te equivocas, Miguel. En el caso de peligro físico (el peligro para su salud psicológica ha sido siempre el "coladero" al que se acogían más del 95% de las abortantes) para la madre, la Iglesia no se opone NUNCA a una intervención, incluso cuando ésta pueda suponer un riesgo para el feto. La posición de la Iglesia es que SIEMPRE hay que proteger la vida, y en este caso ése es el objetivo, y no eliminar al feto. Dicho de otro modo, lo que se persigue es salvar una vida, no eliminar otra, el resultado puede acabar siendo el mismo pero la diferencia es abismal. Eso mismo ocurre también con la eutanasia, la Iglesia no se opone a proporcionar al paciente terapias que alivien su sufrimiento aún cuando puedan acortar su vida, porque estas terapias persiguen un fin "bueno", pero sí se opone a suministrar sustancias cuyo único objetivo sea acabar con la vida del paciente porque ése es un objetivo "malo". No es igual aliviar que asesinar, aunque el resultado pueda ser el mismo. En cuanto a los otros dos supuestos que planteas, el aborto "social" (por motivos económicos) y el de un fallo en los métodos anticonceptivos (éste no tiene ni siquiera nombre porque no ha sido planteado nunca en ninguna ley, de hecho yo es la primera vez que lo oigo), te repito lo mismo: si no quieres al niño, entrégalo a quien pueda quererlo, pero no acabes con su vida. El no tiene la culpa de que no le puedas mantener y mucho menos aún de que no sepas ponerte un condón como Dios manda (es un decir, Dios no manda ponerse condones).

Te respondo Jorge

publicada el ( 23 feb 2016, a las 00:02 h ) por Miguel Carretero
Con la última frase me remito a que cada uno piensa lo que quiere y no por tener otras ideas debes de intentar pisar las demás opiniones. Respecto al nasciturus (no sabía que significaba) la verdad es que las objeciones que he dado son porque no se ha elegido tener al niñ@, en algunos casos se ha elegido tener relaciones, pero no esta en manos de la mujer. Sinceramente Jorge, de persona a persona, la mujer violada ha pasado una de las peores situaciones de su vida o incluso la peor ¿y encima va a tener que criar a un hijo que cada vez que le mire a la cara le va a recordar el momento? No no eso no puede ser así. Y el niño enfermo te hablo de casos donde es seguro que va a morir y que seguramente haga daño a la madre. Todo lo que digo son posibilidades que se dan en casos extremos, si quieres tener el hijo tenlo y si quieres no tenerlo no lo tengas. Y no te disculpes por dar tu opinión XD es algo que se debe hacer más a menudo

Aborto no, nunca

publicada el ( 23 feb 2016, a las 00:02 h ) por Jorge Braceras
Lo siento, Miguel, pero tengo que discrepar, por varios motivos. En primer lugar, una ley de "supuestos" me resulta una monstruosidad por cuanto supone, por un lado, reconocer al nasciturus como un ser humano y por tanto sujeto de derechos, y por otro lado suspenderle esos derechos en virtud de unas circunstancias de las que, evidentemente, no es el responsable. Dicho de otro modo: "sí, eres humano, tienes derechos, pero... es que eres pobre, es que estás enfermo, es que tu padre es un violador y tu madre no te quiere, es que no deberías estar aquí..." Francamente, me resulta inadmisible: si uno es humano lo es con todas las consecuencias y del mismo modo que no se puede eliminar a los enfermos de cáncer, a los hijos de los asesinos múltiples, a los sintecho o a los que se te cuelan en tu casa sin que tú les llames, creo que jamás se debe eliminar a nadie que haga exactamente eso mismo pero con la circunstancia de no haber nacido aún. En segundo lugar, el caso de una ley "de plazos", me resulta al menos más coherente si bien igualmente inaceptable. Me explico: puedo entender que alguien diga "no, el nasciturus sólo se convierte en ser humano a partir de las 24 semanas de gestación, de manera que antes de esas 24 semanas uno no asesina a un ser humano sino que, sencillamente, elimina un cuerpo extraño, mientras que después de las 24 semanas la "intervención" se convierte en asesinato de un ser humano y por tanto está prohibida". Esto puedo llegar a entenderlo, lo que me parece inaceptable es establecer una fecha concreta (16, 20, 24 semanas, me da igual) sin un motivo suficientemente justificado. ¿Qué ocurre de especial en la semana 24 (o en otra cualquiera, insisto) para establecerla como inicio de la vida humana? Para mí el único momento realmente determinante, el que sí merece ser considerado el inicio de la vida es, ni más ni menos, que el momento de la fecundación, el instante mágico en el que dos células absolutamente distintas en todos los sentidos se fusionan en una sola, combinan sus códigos genéticos y se convierten en una tercera célula absolutamente distinta a cada una de las células de su padre y de su madre. En cuanto a la última frase, Miguel, no termino de saber lo que significa, no veo la relación entre el aborto, la libertad (supongo que te refieres sólo a la libertad de la madre, no a la del niño que, al parecer, no debe tener capacidad de elección en cuanto a si vivir o morir), la cultura y la incompetencia. Si me la puedes explicar, te lo agradecería sinceramente e intentaría responder.


Escribe tu comentario

* Datos requeridos
Título *
Contenido *
Tu nombre *
Tu email *
(lo mantendremos en privado)
Tu sitio web
(escríbelo con http://)
Código seguridad anti-spam *