DIARIO EL GALEÓN
12 ago 2016, a las 21:22 h
Elecciones Americanas o "que Dios nos coja confesados".

donald-trump-hillary-clinton.jpg    Elecciones americanas o "que Dios nos coja confesados".

 

 

A estas alturas nadie ignora ya que allá por principios de Noviembre se celebrarán en EEUU las votaciones para elegir a su presidente número 45. La cosa no es ninguna tontería porque quien consiga la presidencia podrá tomar decisiones que afecten a todo el planeta y en todos los órdenes: económico, militar, social... Tendrá accseo al maletín nuclear, tendrá a sus órdenes a los servicios secertos, será el Comandante en Jefe del ejército más poderoso de la tierra y, puestos a bromear, sabrá quién mató a Kennedy, la verdad sobre la naturaleza extraterrestre de Michael Jackson, si es cierto o no que Elvis está vivo y qué se esconde tras las alambradas que rodean el Area 51.

 

Pues bien, vistos los candidatos a semejante cargo, el panorama que se presenta ante nosotros es aterrador. Es como el chiste del "susto o muerte", sólo que en este caso el "susto" se llama Donald Trump y la "muerte" lleva por nombre Hillary Clinton. O viceversa, que lo mismo me da. Creo que la raza humana debería empezar a plantearse algunas cosas: cómo es posible que los elegidos para optar al cargo sean de un lado un vendedor de humo capaz de decir cualquier cosa sin pensar ni por un segundo en las consecuencias de lo que hace o dice y del otro lado una mujer que rezuma ambición por cada uno de sus poros, capaz de pasar por todo lo que sea necesario con tal de ser ella la que ocupe, esta vez, el salón oval donde su esposo mantenía "relaciones impropias" con la becaria Mónica Lewinski.

 

Donald Trump es ése individuo que todo el mundo quiere que sienten en su mesa en una boda, un sujeto con el que las risas están garantizadas. Un aspecto bastante próximo al ridículo, con la piel estirada y un pelo (o peluquín, no lo sé), que parece no tener nada que ver con el resto de la cabeza. Un personaje del que cabría esperar que bebiera un poquito más de la cuenta, amenizando la velada al resto de los invitados sentados a su mesa a base de chistes, meteduras de pata y comentarios "poco educados" con casi toda la humanidad no sentada a la mesa, empezando por el novio, siguiendo por el maitre y acabando por la clase política. Lo malo es que en este caso sus opiniones sobre inmigración e inmigrantes, sobre terrorismo y terroristas o sobre política y "compañeros" de partido no se quedan allí, en el salón de bodas, sino que pueden acabar convirtiéndose en la política oficial norteamericana. 

 

Y en la esquina de enfrente, Hillary Clinton es esa compañera de trabajo capaz de ponerte buena cara exactamente hasta el momento en que puede optar a un ascenso al que tú también aspiras. La que, a partir de ese momento, empezará a hacer TODO lo que haga falta para quedar bien delante de quien tiene que tomar la decisón, y la que intentará llenarte el camino de trampas para evitar que nadie se fije en tí. La que intentará parecer responsable, eficaz y previsible frente a tí, que eres alocado, impulsivo y desordenado. La que intentará aparentar una vida privada impoluta e incluso aburrida, sin darse cuenta de que todo el mundo, en la oficina, sabe que su marido, el jefe, se la pega con la becaria e incluso que ella misma tiene una vida bastante ambigua. La que no dudará en pisarte la cabeza si piensa que así podrá impulsarse para llegar más alto.

 

En definitiva, un jueguecito envenenado del que tiene que salir el hombre más poderoso del mundo durante los próximos años. Lo dicho: gane quien gane, que Dios nos coja confesados.

Otros enlaces de Política Internacional

14 ago 2016, a las 17:28 h
La vida vuelva a Manbij
12 ago 2016, a las 16:43 h
Venezuela es incapaz de producir los alimentos que precisa, mientras las importaciones se derrumban
11 ago 2016, a las 14:59 h
El fallecido llevaba fichado desde 2014 y en 2015 ya fue detenido.
11 ago 2016, a las 14:51 h
El Gobierno griego, en manos de la extrema izquierda, asfixia al contribuyente.

Opiniones sobre el artículo

Esta web se reserva el derecho de suprimir, por cualquier razón y sin previo aviso, cualquier contenido generado en los espacios de participación en caso de que los mensajes incluyan insultos, mensajes racistas, sexistas... Tampoco se permitirán los ataques personales ni los comentarios que insistan en boicotear la labor informativa de la web, ni todos aquellos mensajes no relacionados con la noticia que se esté comentando. De no respetarse estas mínimas normas de participación este medio se verá obligado a prescindir de este foro, lamentándolo sinceramente por todos cuantos intervienen y hace en todo momento un uso absolutamente cívico y respetuoso de la libertad de expresión.




 No hay opiniones. Sé el primero en escribir.


Escribe tu comentario

* Datos requeridos
Título *
Contenido *
Tu nombre *
Tu email *
(lo mantendremos en privado)
Tu sitio web
(escríbelo con http://)
Código seguridad anti-spam *