DIARIO EL GALEÓN
28 feb 2016, a las 15:45 h
Se mantiene el crecimiento en el PIB gracias a la ralentización en las importaciones.

La economía española ha crecido un 0,8% durante el cuarto trimestre de 2015 sobre el tercero, tal como había avanzado el INE. Esta tasa trimestral es la misma que la registrada en el tercer trimestre, sin embargo el crecimiento en esta última parte del año ha sido diferente a la de pasados trimestres.

Como puede observarse en el siguiente gráfico si bien la demanda interna explica gran parte de la mejora del PIB –un 0,6% del 0,8% totalla novedad reside en la aportación positiva del sector exterior del 0,2%al crecimiento. Habría que remontarse a 2007 para encontrar un dato similar con una economía en expansión –lógicamente si la demanda interna se contrae, las importaciones tienden a descender impactando positivamente en el PIB.

Un análisis en detalle de los componentes de la demanda muestra una menor contribución al crecimiento del consumo de los hogares y de la inversión en maquinaria mientras que el gasto público y la construcción –con una aportación menor al crecimiento que los anteriores también reducen su crecimiento aunque a un menor ritmo.

Por el lado del sector exterior, las exportaciones contribuyen menos al crecimiento del PIB y de hecho las de bienes se han estancado en el cuarto trimestre. Es la desaceleración de las importaciones –con una caída en las de bienes la que posibilita la citada aportación positiva del exterior al PIB.

En definitiva, mientras las empresas y hogares reducen el crecimiento de su demanda, el sector público lo hace en menor medida, y el sector exterior mejora su contribución pese al menor crecimiento de las exportaciones gracias a una notable ralentización en las importaciones.

¿Por qué el crecimiento de las importaciones es tan moderado? Pueden clasificarse los componentes de la demanda por el peso de las importaciones. En un primer grupo las exportaciones, inversión en maquinaria o consumo de los hogares tienen en común un elevado peso de las importaciones. Así, cuando crece su demanda también lo hacen las compras en el exterior. Estos componentes de la demanda son precisamente los que más se han desacelerado, por lo que su impacto en el crecimiento de las importaciones también ha sido menor.

Un segundo grupo lo configuran la inversión en construcción y el gasto público, donde el peso de las importaciones es relativamente menor y cuya desaceleración ha sido menor.

Esta sería la explicación técnica. Lo que hay detrás es una demanda tanto interna como externa que ya no es capaz de mantener su ritmode crecimiento y que, al menos transitoriamente en el cuarto trimestre, se ha compensado vía menores compras en el exterior. Pero las importaciones de bienes no van a caer continuamente por lo que es previsible que el PIB se desacelere en 2016.

PIB nominal y deflación

El PIB nominal, que incluye la variación de los precios, ha ido progresivamente creciendo más rápido que el PIB en volumen ajustado por los precios. Por lo tanto, el deflactor del PIB que es la medida del nivel de precios de la economía cada vez se incrementa más. Si bien su tasa anual es aún baja –un 0,7% en el cuarto trimestre desmiente los argumentos de que la economía española se encuentre en deflación por mucho que el impacto de la caída del petróleo sitúe la tasa anual del IPC en terreno negativo.

Destacar por otra parte que, en el conjunto del año, el PIB nominal ha crecido un 3,8% tal como estimaba el Gobierno. El problema surge cuando se elabora una memoria económica sobre una previsión que resultaba evidente que estaba inflada. Es el caso de las previsiones de Podemos. El crecimiento del PIB nominal no es compatible con una economía en deflación y convierte en desfasadas las proyecciones de Podemos.

Sus proyecciones toman como punto de partida el PIB nominal de 2015 según la previsión del Programa de Estabilidad presentado por el Gobierno a la Comisión Europea. Dicha previsión se basaba, a su vez, en un PIB 2014 que ha sido posteriormente revisado a la baja.

Para que se cumpliera el PIB en 2015, debería haber crecido un 5,3% pero su incremento ha sido un 1,5% inferior. Hubiera bastado con haber tomado las previsiones del Gobierno, y de esa forma haber evitado que,ya de inicio, existiera un descuadre de cerca de 6.000 millones de ingresos fiscales para financiar su plan de gasto.

 

Opiniones sobre el artículo

Esta web se reserva el derecho de suprimir, por cualquier razón y sin previo aviso, cualquier contenido generado en los espacios de participación en caso de que los mensajes incluyan insultos, mensajes racistas, sexistas... Tampoco se permitirán los ataques personales ni los comentarios que insistan en boicotear la labor informativa de la web, ni todos aquellos mensajes no relacionados con la noticia que se esté comentando. De no respetarse estas mínimas normas de participación este medio se verá obligado a prescindir de este foro, lamentándolo sinceramente por todos cuantos intervienen y hace en todo momento un uso absolutamente cívico y respetuoso de la libertad de expresión.




 No hay opiniones. Sé el primero en escribir.


Escribe tu comentario

* Datos requeridos
Título *
Contenido *
Tu nombre *
Tu email *
(lo mantendremos en privado)
Tu sitio web
(escríbelo con http://)
Código seguridad anti-spam *
  

Otros enlaces de Economía

11 ago 2016, a las 15:01 h
España ha registrado un aumento de nueve puntos porcentuales en la tasa de 'ni-nis' desde 2006.
11 ago 2016, a las 13:50 h
El Ayuntamiento de Barcelona pone en marcha un plan de choque contra los pisos turísticos.
12 mar 2016, a las 17:50 h
La formación de Iglesias pone a los países del norte de Europa como ejemplo. Pero, ¿son sus promesas compatibles con este modelo?
29 feb 2016, a las 15:52 h
La cifra contrasta con los 5.600 millones invertidos en 2014 y con los 73.600 millones de 2013.