Cocinando
El Latido

Cocinando

Cocinando por recreantonio Hacer un plato con la diversidad de ingredientes que tenemos a mano, (nada de AVETREN); se nos antoja una tarea ardua cuando no imposible. Si encima, pedimos que quede al gusto de todas las bocas, lo que se nos pide es un milagro. Esos que hacemos cada Jueves Santo que cae en Domingo.(seguir leyendo...)

Antonio Baeza | 11 feb 2019

Cocinando por recreantonio Hacer un plato con la diversidad de ingredientes que tenemos a mano, (nada de AVETREN); se nos antoja una tarea ardua cuando no imposible. Si encima, pedimos que quede al gusto de todas las bocas, lo que se nos pide es un milagro. Esos que hacemos cada Jueves Santo que cae en Domingo. Pero, no nos negamos a encender los fogones, no nos negamos a hacer los malabarismos necesarios para colocar tanta variedad, incluso de forma artística, formando una bella y sabrosa imagen. Salimos al sol, y el sol es lo que tiene, se nos queda con un ojo de Mío; el pobre sin culpa, recibe toda la crudeza de la vida gatuna. Los pelos como escarpias, la imagen aterradora, el estómago perdido, una lágrima que pugna por hacerse hueco. Animalico!, cómo tiene que estar sufriendo. Ponemos los parches que sabemos poner; pero no podemos hacer más que eso, parchear la vida. Los felinos tienen esas cosas, los gatos no dejan de ser unas fieras en pequeño, no tienen medida del daño que pueden causar. Nuestro lunes se presentaba así de crudo, así de simple, como un zarpazo instintivo y asesino. Pero la vida sigue, el sol alumbra, los pasos abren caminos, los caminos acercan personas, las personas estrechan lazos, nos conocemos, hacemos vida. En un suspiro, teníamos motivos más que suficientes para ello, recorrimos los pasos necesarios, nos apoyaron chicos que hacen cursos formativos, nos dimos ánimos y seguimos caminando. Lituania se acercaba más de lo geográficamente posible. Tendrán olivicas en Lituania? Aquí en Cartagena tenemos una olivica lituana. No, no me he liado; en la calle del Parque, aparque quien aparque, se puede aparcar el culo en una de las sillas de su terraza; tomarse una cerveza lituana o rusa, y algunas de otras procedencias. Tienen cosas típicas para comer de allí y de aquí, tienen una simpatía muy de agradecer en los tiempos que corren, un espacio acogedor, están en pleno centro y se salen de lo que es habitual. Enseguida teníamos otra cita, una llamada a la acción por parte de la Asociación de Usuarios de la Sanidad Pública de Murcia, para concentrarnos en las puertas de los centros de salud y hospitales de la región. La premura fue tanta, que nos resultó imposible organizarnos mejor; pero tuvimos a dos mujeres valientes que no faltaron a la cita. Berni y Yuliana, estuvieron en la puerta de nuestro Rosell, reivindicando la necesidad de su vuelta a la normalidad, su funcionamiento al 100X100. Para el día siguiente ya teníamos preparada una reunión de RECREA, que resultó productiva, concisa, rápida y muy estimulante. Nos faltan fuegos, nos faltan manos, nos faltan cada día más elementos imprescindibles. Se nos van personas entrañables, únicas, especiales. Huecos que no se volverán a llenar. Carlos Alberto viene a dejarnos ahora, cuando siempre le hemos necesitado, cuando siempre le hemos querido a nuestro lado. He hablado antes de la semana, de sus cartas trucadas, de sus sorpresas, de su ensañamiento, del dolor que nos ha infligido; pero no es suficiente, tendrá que seguir la semana, tendremos que seguir aguantando, tendremos que seguir viviendo. Un rayico de sol iluminó en la tarde del viernes una bifurcación en las calles Carlos III y Ronda. El recuerdo a los deportados a campos de concentración nazis. Allí nos reunimos con un nutrido grupo de personas con el sabor agridulce que producen estos actos. Un reconocimiento después de tantos años a 57 cartageneros que lucharon por la libertad y que fueron privados de continuar en el país por el que habían luchado, apartados de las personas por las que se habían jugado la vida. Estas son cosas que el mundo debe recordar y aprender a no repetir. Acto seguido, un nuevo acto; en el Icue de nuestras entretelas performábamos lo que se podía respecto a la corrupción en forma de sobre. Algo que pisotea nuestros derechos fundamentales y nuestra libertad; dejando nuestras vidas en manos de la usura de unos pocos. Ni siquiera el Icue se dignó a volverse. Los sobres aparecían y desaparecían, los derechos por los suelos, las miradas de los transeúntes evadidas, como no queriendo ver. Hay que ver, hay que ver. Y nos fuimos a ver a Conry, que estaba haciendo una charla en el Soldadito de Plomo, sobre su último viaje a Ecuador, de donde se trajo gran cantidad de documentación sobre la fauna y otras peculiaridades del país. Y tanto que hay que ver, en pocas horas nos volvíamos a ver junto a la estatua del Icue; ahora para anunciar a Cartagena un nuevo asesinato, el de una chica de 22 años que aparecía descuartizada en un arcón congelador. La chica llevaba desaparecida un año, hasta el momento no se sabe cuando sucedió lo peor, cuando su pareja decidió que le pertenecía y que podía disponer de ella a su antojo. Para la mañana de éste domingo, dos eventos a los que prestar atención; por un lado el del Puerto, para homenajear a tanto emigrante ahogado entre las aguas del Mediterráneo, ahogados en las ideas de unos señores que dicen gobernar Europa, España, el Mundo. Por otro lado, la Marcha ciclista al Faro de Navidad y Fajardo, con limpieza de los aledaños de Fajardo. De ésta última, en la que he participado, puedo decir que por fin la semana ha tocado techo; el sol ha vuelto a salir; lo ha hecho en forma de personicas de corta edad participando en una limpieza de suciedades de adultos. Todo un ejemplo para menores y mayores ver a estas gentes menudas recogiendo y seleccionando las basuras que dejaron otros a los que mejor no nombrar. Esas huellas que otros dejaron y que no deberían dejarse nunca, siendo limpiadas y desaparecidas por estos jóvenes que vienen a dejar su huella, una huella de las que no se borran, porque estará en los corazones de la humanidad. Y hasta aquí llega lo cocinado, si es de vuestro gusto, es que tenéis el gusto desvariado.

Temas relacionados:

cocinando

Opiniones de este contenido

Esta web se reserva el derecho de suprimir, por cualquier razón y sin previo aviso, cualquier contenido generado en los espacios de participación en caso de que los mensajes incluyan insultos, mensajes racistas, sexistas... Tampoco se permitirán los ataques personales ni los comentarios que insistan en boicotear la labor informativa de la web, ni todos aquellos mensajes no relacionados con la noticia que se esté comentando. De no respetarse estas mínimas normas de participación este medio se verá obligado a prescindir de este foro, lamentándolo sinceramente por todos cuantos intervienen y hacen en todo momento un uso absolutamente cívico y respetuoso de la libertad de expresión.




 No hay opiniones. Sé el primero en escribir.


Escribe tu comentario
* Datos requeridos
Título *
Contenido *
Tu nombre *
Tu email *
Tu sitio web