El día de la marmota
El Latido

El día de la marmota

A quienes ya empezamos a peinar canas, frase indicativa de lo que esta sociedad actual donde el consumo, lo inmediato y cierta indiferencia por lo común, define a quienes ya entramos en lo que consideran el ocaso de la aportación a la sociedad, de vez en cuando empiezan a aparecernos según que situaciones, nebulosas o deja vu, sobre haber vivido miles de veces, situaciones, frases, experiencias, vivencias, errores, aciertos, incluso olores y sabores nos retrotraen a una infancia que ahora entendemos pasado el tiempo como una lucha constante contra lo establecido...(SEGUIR LEYENDO...)

Concepción García Garrido | 14 jul 2020

A quienes ya empezamos a peinar canas, frase indicativa de lo que esta sociedad actual donde el consumo, lo inmediato y cierta indiferencia por lo común, define a quienes ya entramos en lo que consideran el ocaso de la aportación a la sociedad, de vez en cuando empiezan a aparecernos según que situaciones, nebulosas o deja vu, sobre haber vivido miles de veces, situaciones, frases, experiencias, vivencias, errores, aciertos, incluso olores y sabores nos retrotraen a una infancia que ahora entendemos pasado el tiempo como una lucha constante contra lo establecido, una revolución sin parámetros definidos, enfrentándonos aún sin ser conscientes de ello a quienes nos querían calladas, sumisas y receptivas a todo lo que el régimen nos imponía, con el miedo a ser castigados con brutalidad si no asumíamos lo establecido, y sí, ahora, pasado ya mucho tiempo, entendemos que hacíamos feminismo aún sin entender muy bien que era aquello, solo por la angustia que nos producían los gritos y golpes que se oían algunas noches en algunas viviendas de nuestros bloques. También el ansia de libertad ante los silencios y murmullos atemorizados de nuestros mayores. A trabajos precarios, esclavos, a las humillaciones en ellos de empresarios oportunistas e indiferentes a las situación que creaban a miles de familias... Los juegos incluían una parte importante de rebeldía a estas y otras miles de situaciones que se producían diariamente, todo ello bien aderezado con grandes dosis de una enfermiza religión que era utilizada para paralizar cualquier intento de movilización con el sempiterno castigo de los infiernos para el cual tan jóvenes ya entendíamos que no era necesario morir, la vida en el infierno era muy real y se vivía diariamente en la tierra. Todo esto que nos ha retrotraído precisamente a esas infancias viene por frases que al análisis de los comicios celebrados ayer tanto en Euskadi como en Galiza, algunos dirigentes de partidos y sus sempiternos comparsas dirigieron ayer desde las ‘redes’, ese espacio virtual que se está convirtiendo cada día más no en espacio de reflexión, aprendizaje o empoderamiento, sino en lugar donde el oportunismo decadente de palabrería sin sentido bien condimentado todo ello con egos rotos y oportunas falsedades históricas para mayor gloria de quienes son una rémora para lo que no esté ya asumido por el régimen de siempre, intentaron ayer a traves de ellas minimizar las consecuencias del total fracaso de quienes asumieron con mano férrea en poco tiempo las multitudinarias luchas e ilusiones de millones de personas que se dieron en lo que se llamó #15M y donde las libertades eran parte fundamental en la unificación de todas ellas. Venía ayer casi sin quererlo como una densa neblina, deja vu o recuerdos, al leer algunos de esos rápidos o menguantes análisis políticos que pretendían con gran pompa y boato hacerlos pasar por revolucionarios sin ningún sentido. ‘’Me caigo y me vuelvo a levantar..’’ era una canción que teñía algunos de los juegos de nuestra niñez, y si ahondamos con tranquilidad en la poco elaborada frase del supuesto e inocente juego infantil, más bien nos reduce a seguir repitiendo inexorablemente error tras error sin aprender nada de ello, si caes, te levantas, evidentemente con la mayor prontitud posible, si puedes, pero aprendiendo también con ello que lo importante de este aprendizaje no es levantarse, sino no caer, esa es precisamente la lección histórica. Que los errores históricos y repetitivos de la izquierda de este país no se diluyan en un ''Vuélvete a levantar'' ante el fracaso, sino que aprendimos del fracaso y no volveremos a caer en el.

 


 

Temas relacionados:

feminismo

15m

Opiniones de este contenido

Esta web se reserva el derecho de suprimir, por cualquier razón y sin previo aviso, cualquier contenido generado en los espacios de participación en caso de que los mensajes incluyan insultos, mensajes racistas, sexistas... Tampoco se permitirán los ataques personales ni los comentarios que insistan en boicotear la labor informativa de la web, ni todos aquellos mensajes no relacionados con la noticia que se esté comentando. De no respetarse estas mínimas normas de participación este medio se verá obligado a prescindir de este foro, lamentándolo sinceramente por todos cuantos intervienen y hacen en todo momento un uso absolutamente cívico y respetuoso de la libertad de expresión.




 No hay opiniones. Sé el primero en escribir.


Escribe tu comentario
* Datos requeridos
Título *
Contenido *
Tu nombre *
Tu email *
Tu sitio web