No Solo Aplausos
El Latido

No Solo Aplausos

Solo con aplaudir no basta, hay aplausos que ofenden por su incoherencia. Aplaudan, pero no solo aplaudan. Los y las profesionales sanitarios no necesitan del aplauso de los balcones para mantener su moral alta y ejercer eficientemente su vocación profesional. Sin embargo, las trabajadoras y trabajadores de la marea blanca sí que han expresado reiteradamente las reivindicaciones necesarias en contra de los recortes además de la malintencionada y deficiente gestión de lo público por parte de la derecha, pero ahí no salía nadie a aplaudir con fervoroso ánimo...(SEGUIR LEYENDO...)

Javier Ruiz | 7 abr 2020

Solo con aplaudir no basta, hay aplausos que ofenden por su incoherencia. Aplaudan, pero no solo aplaudan.

 

Los y las profesionales sanitarios no necesitan del aplauso de los balcones para mantener su moral alta y ejercer eficientemente su vocación profesional. Sin embargo, las trabajadoras y trabajadores de la marea blanca sí que han expresado reiteradamente las reivindicaciones necesarias en contra de los recortes además de la malintencionada y deficiente gestión de lo público por parte de la derecha, pero ahí no salía nadie a aplaudir con fervoroso ánimo.

 

No aplaudan tanto, no todos, de verdad, aplaudan menos o si quieren no aplaudan nada pero aplaudir y ya está no vale, no sirve para nada, si aplauden que sea porque han tomado por fin conciencia de la importancia de lo público y en este caso concreto de la sanidad pública; y si esto es así, escuchen el criterio de los profesionales sanitarios y cuídense mucho de las valoraciones del líder de su sesgo o afiliación política. Si el planteamiento impide un debate racional, es frentista, extremista, de confrontación social… aléjense, ¡Nada podrá la ópera de Verdi en sol mayor contra rebuznos desafinados en “Ful-remol”.

 

Tantas veces hemos dicho que hay que hacerle caso a los científicos… El racionalismo científico basado en los valores de la ilustración no está en ningún caso representado por la derecha y desafortunadamente en algunos casos tampoco por esa parte de la izquierda denominada por Mauricio Schwarz como izquierda Feng-shui

 

Desgraciadamente, en Cartagena tenemos lamentables ejemplos de especulación y destrucción de hospitales de referencia:

 

El hospital de Marina, desmantelado y abandonado, un edificio vacío entre los pinos.

 

El Rosell, un hospital completo y totalmente funcional desmantelado casi en su totalidad y si subsiste es gracias a la presión de algunos ciudadanos que sí son conscientes del verdadero rostro de la ambición económica de la élite política y empresarial.

 

Que falta hacía el sobredimensionado hospital de Santa Lucía, con más del 90% del espacio desaprovechado, mal situado, de poca altura y de una extensión brutal en superficie que hace que haya que caminar trayectos de kilómetros en su interior para ir de un lugar a otro, con lo fácil que es tomar un ascensor o escalera y cada vez que se salva un tramo de escalera o desnivel de 4 metros ya has conseguido cambiar de área.

 

Pon a la zorra a cuidar del gallinero.

Lo primero es gestionar mal y a la quiebra para decir que hay otro método mejor.

 

Hospitales públicos de gestión privada, ¿alguien puede concebir una mayor abominación?

 

Los políticos de derechas, con palabrería logran invertir en los sectores que a ellos les interesa para sus lucrativos negocios y poder despojarnos así, por las buenas, desplumándonos y auto-regalándose bicocas a costa de nuestro esfuerzo como sociedad y ganando gracias a nuestra derrota colectiva a la hora de saber distinguir nuestros verdaderos intereses.

 

En Cartagena hemos asistido a la corrupción del ladrillazo en sanidad, destinando los recursos en construir obras faraónicas de las que luego se aprovecha un mínimo, pero ahí ya hay una buena tajada de millones de euros para las empresas constructoras de hospitales de amigos y familia política.

 

Cuando se dice que la derecha ha invertido en sanidad es falso, invierte en sí misma.

 

Hay quien quiere ganar en la crisis lo que no pudo ganar en las urnas.

 

“La Doctrina del Shock” tal como la definió Naomi Klein, consiste en que, cuando gobierna la derecha, aprovecha el estado de aturdimiento que provoca cualquier situación de conmoción social como puede ser el terrorismo, una pandemia o la guerra, para aplicar sus recetas neoliberales aunque no tengan nada que ver con la solución o incluso agraven el problema.

 

Sean moderados en sus juicios y no se dejen llevar hacia el extremo de la respuesta antagónica, momento en el que desaparecerá la ponderación sobria.

 

La sanidad privada ha de producir beneficios económicos y solo te verá como un cliente, en cambio, la sanidad pública te tratará como un paciente y no escatimará recursos porque su lógica tiene unos valores muy superiores a la rentabilidad comercial.

 

Hospitales públicos de gestión privada, ¿alguien puede concebir una mayor abominación?

Inconcebiblemente sí: Partes de hospitales públicos que permanecen clausuradas por haber sido vendidas a fondos buitre.

 

Mucho aplauso hipócrita de quienes luego con su voto desprecian a la sanidad pública.

 

Antes teníamos funcionando laboratorios de vanguardia dentro de los hospitales con personal permanente a cargo y en poco tiempo y coste se tenía la capacidad de suministrar resultados analíticos y ahora, tras la gestión de la derecha, tenemos laboratorios de referencia que se encuentran clausurados porque alguien tuvo la genial idea de que se podía sacar una buena tajada también de externalizar los análisis en las empresas afines. Ahora se tarda mucho más tiempo en obtener los resultados y con un coste desorbitado por cada análisis realizado, sin contar que para algún caso los laboratorios privados no tienen la maquinaria necesaria porque no les resulta rentable.

 

Da igual, si no se puede privatizar a lo bestia porque se nota demasiado, lo van royendo por dentro hasta que queda una cáscara vacía después de una quiebra técnica de la empresa gestora que se lo ha estado llevando crudo.

 

Cuanta carísima maquinaria se encuentra sin poderse usar en los abandonados sótanos del Rosell porque no hay personal contratado, y luego viene un honorabilísimo multimillonario a donar máquinas que no nos hacen falta con la pegatina de propaganda de su emporio y con la condición de que la administración tiene obligatoriamente que contratar para el mantenimiento a la empresa de su amigo.

Empresario que mientras esquiva pagar impuestos mediante ingeniería fiscal, hace propaganda en todos los medios de una donación filantrópica a la seguridad social, al tiempo que se acoge al ERTE del estado para que entre todos le paguemos el jornal de su personal contratado, cuantía que equivale diez mil veces a su filantrópica donación, si tanto nos quiere por qué no renuncia, en pro de sus trabajadoras, a los buenos caudales de las arcas públicas, en España claro, en Asia es otro rollo distinto en cuanto a seguridad y derechos laborales se refiere.

 

¿De verdad?, ¿alguien ha imaginado una salud pública totalmente privatizada? solo para quien pueda pagarla, regentada por las monjitas de las órdenes religiosas sustituyendo al personal de enfermería y con curas dando extremas unciones durante largas agonías en sustitución de la eutanasia que tan mal vista tiene Dios; hospitalización en la que la institución benéfica, evidentemente, cobra por días, al tiempo que escatima con afán comercial las dosis de los caros tratamientos paliativos en pro de la rentabilidad. ¡Ah! Que eso es una distopía, pues mucho cuidado con las distopías…

 

Todos los Lunes el grupo RECREA hace un llamamiento a la reivindicación en defensa de la sanidad pública concentrándose frente a la puerta del Rosell.

Lo llevan haciendo años, con humildad y espíritu de sacrificio, en soledad y con absoluta falta de reconocimiento pero aún así con perseverancia.

Ahora lo hacen on line: Paseíllos con mensaje, apóyenlos, a RECREA en Cartagena y a la Marea Blanca. Cuando pase el confinamiento, averigüen a qué hora se queda todos los Lunes mirándolo en el periódico digital: El Latido y vayan con ellos a sumar fuerzas y luchar con las únicas armas de la palabra y la razón.

Agradezcamos el activismo social, en otros lugares con otras gentes, otros grupos, otros ejemplos, pero todos en lo mismo, a nivel local, regional y nacional, y luego también, además, a nivel mundial, y luego ya si eso vengan a conocer La Algameca Chica, perdón por la digresión.

 

Actúen con coherencia, luchen, crean en el derecho a la dignidad, al bienestar, a la salud y el cuidado y luego ya podrán aplaudir con todas sus ganas.

 

Reflexionen y entonces sí, salgan a aplaudir con el convencimiento orgulloso de quien puede aplaudir bien a gusto porque ese aplauso es la punta del iceberg de todo un compromiso de apoyo, entonces el aplauso será útil, tendrá un propósito.

 

Er Chavi. Radiando desde el epicentro de la utopía en La Algameca Chica, día 24 del confinamiento, Martes, 7 de Abril de 2020 a las 12:20 H

De RTVA (Radio Televisión Algamequera) informando para el periódico digital EL LATIDO: https://www.periodicodigitalgratis.com/

En riguroso directo, devuelvo la conexión a la jefatura de la redacción de los estudios centrales, o sea a Mar Hurtado a quien aprovecho para felicitar por este medio libre y alternativo.

Temas relacionados:

sanidad pública

sanidad de calidad

privatizaciones

derivaciones

el rosell al 100x100

Opiniones de este contenido

Esta web se reserva el derecho de suprimir, por cualquier razón y sin previo aviso, cualquier contenido generado en los espacios de participación en caso de que los mensajes incluyan insultos, mensajes racistas, sexistas... Tampoco se permitirán los ataques personales ni los comentarios que insistan en boicotear la labor informativa de la web, ni todos aquellos mensajes no relacionados con la noticia que se esté comentando. De no respetarse estas mínimas normas de participación este medio se verá obligado a prescindir de este foro, lamentándolo sinceramente por todos cuantos intervienen y hacen en todo momento un uso absolutamente cívico y respetuoso de la libertad de expresión.




 No hay opiniones. Sé el primero en escribir.


Escribe tu comentario
* Datos requeridos
Título *
Contenido *
Tu nombre *
Tu email *
Tu sitio web