Nosotras las Débiles
El Latido

Nosotras las Débiles

Más o menos altos, más o menos rubios, más o menos azules, más o menos peludos, más o menos bipedestres, más o menos pensantes, más o menos presentes, más o menos conscientes, más o menos pesados, más o menos pudientes, más o menos vivos… Reconocer que el SISTEMA, nos reduce, nos selecciona, nos etiqueta, nos separa, nos distingue...Creo yo que a nadie se le pasa por alto, más o menos...(SEGUIR LEYENDO...)

Antonio Baeza | 10 jul 2019

Más
o menos altos, más o menos rubios, más o menos azules, más o menos
peludos, más o menos bipedestres, más o menos pensantes, más o
menos presentes, más o menos conscientes, más o menos pesados, más
o menos pudientes, más o menos vivos…

Reconocer
que el SISTEMA, nos reduce, nos selecciona, nos etiqueta, nos separa,
nos distingue...Creo yo que a nadie se le pasa por alto, más o
menos.

De
resultas de esta circunstancia Sistémica; hoy nos vemos envueltos en
una gran confusión, que no debiera producirse. Poco acostumbrados
estamos a las clasificaciones en botánica, o en zoología, entre
otras; si no comprendemos que en nuestra etiqueta se reproduce
fielmente, la misma técnica.

Nos
sentimos alienados, nos vemos desposeídos, nos vemos triunfadores,
nos vemos pasotas,...todo ello lo tiene clasificado el sistema y lo
utiliza siempre a su favor. Qué te creías que iban a mirar por el
número que representas en sus estadísticas? Antes, eramos manchas
de tinta en papeles polvorientos; hoy en día, hemos pasado a ser
simples huellas virtuales en algún archivo remoto.

“Todo
por tu bien”; parece que subyace en el mensaje que nos lanzan por
doquier los medios del mismo sistema. Pero, dejen de pisarme el
cuello, pienso yo para mis adentros. Cuanto me jode que se preocupen
tanto por mi; creo que no merezco tantas atenciones y, en cualquier
caso, no las he solicitado en momento alguno. Déjenme respirar, si
no, sus esfuerzos van a resultar inútiles.

De todo este preámbulo, remito a quedarse con la idea de las etiquetas. Ya se han expuesto por éste medio, nuestras ideas al respecto. Y, dentro de las etiquetas; las que nos han situado a la mayoría de la población en la “Sección: Débiles”; dentro de la cual me incluyo, al igual que debería hacerlo la mayoría de la población mundial. Los “Poderosos”, son otros y muy pocos; un club selecto al que rendimos no sólo pleitesía, sino nuestra propia existencia. Ellos son los que disponen de nuestras vidas en la medida en que les somos útiles, para servirles directa o indirectamente, soportando el peso de los individuos de la “Sección: Serviles”, que lamen los pies de los Poderosos y también sus poderosos culos. En otra sección figuran los “Diosecillos”; los hay de distintas categorías, uno por cada sección y alguno más por si hiciera falta. Son aquellos personajes que pretenden encabezar cualquier movimiento, siempre protegidos entre las brumas de sus olimpos particulares. Estos, con no ser muchos, propician la existencia de los dioses supremos, los Poderosos; facilitando el tránsito desde nuestra debilidad infinita, a su poder infinito. Parece que pueden, se esfuerzan en comunicarlo ante nuestras asombrosas neuronas; pero todo se queda en pantallas de humo que nos impiden la visión de la realidad que ellos han digerido convenientemente por nuestro bien.

Quienes
somos los débiles? Aquellos a los que se nos niega el acceso a
condiciones vitales; sea cualquiera que sea la condición vital que
se nos niega. Hogar, alimentos, cultura, descanso, trabajo, salud,
condición sexual…

Usted
qué se considera, Poderoso o débil?

Es
necesario que se haga esta pregunta, para que las clasificaciones
sirvan de algo. Se han molestado tanto en ellas.

Si
usted no sabe en cual de los distintos estratos ha de colocarse;
corre el peligro de ser un Diosecillo o, lo que es menos probable, un
Poderoso. En cualquiera de estos dos casos, le recomiendo que no siga
leyendo el artículo que tiene ante sus ojos.

Si
usted, como yo, se considera dentro de la categoría de los Débiles;
ha de tener en cuenta que se trata tan solo de una clasificación y
que dista mucho de responder a la acepción que la RAE da a la
palabra Débil. Estamos ante un caso semejante al que se intentó
transmitir con la calificación a la mujer de “Sexo débil”.

Lejos
de corroborar la idea que quieren transmitirnos, las personas que
soportamos todo el peso del Sistema, no somos los débiles, por más
que otros sean los Poderosos. Nos vienen sometiendo desde el
principio de los tiempos al negarnos la mayor; nuestro Derecho a una
Vida Digna. A la que podríamos acceder si sus existencias (las de
los Poderosos), no nos costaran muchas más vidas de las que ellos
van a vivir, ni ellos, ni sus descendientes y herederos.

Mientras
los Poderosos hacen acopio de bienes que nunca utilizarán, de
territorios que no necesitan, de seguridad que es un peligro para la
convivencia pacífica; de un planeta que no es suyo...A nosotras, las
personas clasificadas como “Débiles”, nos toca mendigar cada
segundo de nuestra existencia; pelear con las personas que tenemos
alrededor por lo que los Poderosos desechan, quedar recluidos a
espacios, cada día, más reducidos, para que ellos no nos vean en su
horizonte.

Quien
les ha otorgado ese Poder?

Nosotras
mismas y continuamos en la tarea de perpetuarlos, como si fuesen
necesarios para algo más allá de crear riquezas para si mismos.

“No
hay inteligencia colectiva si las sociedades no aciertan a anticipar
el resultado agregado de sus decisiones en una perspectiva de medio y
largo plazo, es decir, a gobernar razonablemente su futuro.

Cuando
el horizonte temporal se estrecha y solo es tenido en cuenta el
interés inmediato, es muy difícil evitar que las cosas evolucionen
catastróficamente.

En
sociedades complejas, donde todo está densamente interconectado,
deberíamos dedicar menos energía a combatir a los enemigo externos
y más a nuestra propia irracionalidad.” (Daniel Innerarity).

En
el ámbito más cercano que nos ocupa estos días tenemos casos
ejemplares de lo que acabamos de leer:

"Nasíos
pa estorbar"; sería
la
frase identificativa
de
estos que se tildan de Ciudadanos, cuando no son otra cosa que el
brazo político del IBEX35, quienes harían mejor presentándose
ellos mismos, que delegar en quienes no tienen sangre en el corazón,
sino una especie de agua de borrajas teñida. Pues eso, a fuerza de
forzar las palabras, adquieren el sinsentido que anima el programa
político (?)
de éste partido.

Está claro que las castas existen en España, se vienen perpetuando y aumentan la brecha entre ellas y los demás mortales, nosotras las Débiles. Con un ejecutivo como el que resulta de las elecciones, el panorama empeora. Muy pocos con mucho dinero y muchos con muy poco dinero y aunque pueda parecer lo mismo, no lo es. Diosecillos sueltos, bien atados al Sistema.

Temprano
empezaron los falsos Dioses socialistas a desmontar el estado de
derecho. Lejos de admitir la mayor, continúan intentando hacernos
comulgar con ruedas de molino. Falsa, hipócrita, mediocre,
cobarde... sigue siendo la premisa que postula el Psoe. Cada día se
acerca un poco más a las políticas del PP. En lo económico ya las
asumieron hace mucho, en lo social, el Psoe fue quien cristalizó las
privatizaciones de lo público; poco se ha avanzado en derechos
sociales con éste partido en el gobierno, en cambio han sido muchos
los derechos humanos que se han ido quedando en el camino.

Limpiar
playas, ramblas, caminos, etc.; es una actividad que empieza a
formarse entre los más jóvenes en multitud de espacios. Aterrizar
en la conciencia de que tenemos un solo planeta y prestado por las
generaciones venideras; es empezar una vía de esperanza para la
humanidad. Los más jóvenes lo están haciendo, ya empiezan a ser
conscientes de su etiqueta de Débil. Ya han asumido la suya, las
personas sin hogar, los colectivos LGTBI+, las feministas, las
pensionistas...No todas sabemos leer las etiquetas que llevamos a
cuestas, no todas sabemos asumirlas; menos aún nos posicionamos en
la postura de la fuerza que nos otorga el ser mayoría. Seguimos
tropezando en el camino con los Diosecillos, los Serviles, los
Inanes, los Sinneuronas…

Cada
día, empieza un nuevo día, cada segundo la vida se abre paso, cada
instante de conciencia, es un instante de vida. VIVE!

Temas relacionados:

nosotras las débiles

Opiniones de este contenido

Esta web se reserva el derecho de suprimir, por cualquier razón y sin previo aviso, cualquier contenido generado en los espacios de participación en caso de que los mensajes incluyan insultos, mensajes racistas, sexistas... Tampoco se permitirán los ataques personales ni los comentarios que insistan en boicotear la labor informativa de la web, ni todos aquellos mensajes no relacionados con la noticia que se esté comentando. De no respetarse estas mínimas normas de participación este medio se verá obligado a prescindir de este foro, lamentándolo sinceramente por todos cuantos intervienen y hacen en todo momento un uso absolutamente cívico y respetuoso de la libertad de expresión.




 No hay opiniones. Sé el primero en escribir.


Escribe tu comentario
* Datos requeridos
Título *
Contenido *
Tu nombre *
Tu email *
Tu sitio web