Señores de Negro
El Latido

Señores de Negro

Va saliendo a la superficie lo tantas veces oculto. La podredumbre e ineficaz gestión de lo público que se viene haciendo en el mundo y más concretamente en nuestro país; aflora ahora en forma de peces muertos en un Mar Menor muerto. Nos pondremos de luto; se me viene a la memoria un dicho del refranero popular, “el muerto al hoyo y el vivo al bollo”. Será posible que así sea...(seguir leyendo...)

Antonio Baeza | 15 oct 2019

Va
saliendo a la superficie lo tantas veces oculto. La podredumbre e
ineficaz gestión de lo público que se viene haciendo en el mundo y
más concretamente en nuestro país; aflora ahora en forma de peces
muertos en un Mar Menor muerto. Nos pondremos de luto; se me viene a
la memoria un dicho del refranero popular, “el muerto al hoyo y el
vivo al bollo”. Será posible que así sea.

Tenemos
razones más que suficientes para no abandonar el color del duelo.
Unos, porque el padre, la madre, la hermana; se han quedado a las
puertas de ser atendidas por una Sanidad Pública cada día más
insana y más privada. Otros porque han sido expulsados del Sistema,
sin trabajo, sin casa, sin esperanza. Hay más que lloran por perder
sus enseres, su espacio vital, su entorno; ese trocico pequeño de la
geografía española que es el Mar Menor; ahí quedan también los
duelos de las familias de los pescadores; de qué van a vivir? De qué
va a vivir la hostelería de la costa marmenorense, las distintas
empresas que surgieron alrededor del mismo?

Aún
deberíamos ser la mayoría de la ciudadanía del país, quienes
sintiéramos el dolor de la defenestrada democracia a la que han
asesinado entre el IBEX 35, el Opus Dei y el Tribunal Supremo, con la
inestimable colaboración de los partidos de derecha, incluido el
extinto Psoe (las siglas en minúscula por la degradación del
socialismo y el obrerismo, consecuentemente del españolismo).

Unos
señores que no por lucir toga disponen de vergüenza, se encargan de
mostrar su odio a todo lo que sea catalán en una sentencia que ya ha
hecho historia en un país de cuento. Señores togados de los
meapilas y levanta sotanas, de los chupacirios y besapies, de esos
que tienen familias numerosas y numerosas familias no reconocidas,
parásitos de tiempos pretéritos, sanguijuelas de una sociedad
enferma. Estos y los sotanados que se “rebelan” contra cualquier
intento de exhumación de un traidor y genocida, amén de ladrón y
chupaculos de Hitler.

“En
un país democrático las leyes se cumplen”; (no sé si la cita es
exacta; pero el fondo lo es. Del inefable presidente en funciones
Pedro Sánchez). En filosofía, partir de premisas erróneas no lleva
a buen termino el análisis; en filosofía y en la mente de
cualquiera que disponga de las neuronas suficientes; algo que debe
ser puesto en duda en el caso de Perico.

En un país democrático, esto no hubiera pasado; porque en un país democrático no se permitiría la corrupción presente en nuestras instituciones, tampoco se permitiría que un sector minoritario, la ultraderecha, dispusiera de los más altos cargos de las instituciones, o que el Tribunal Supremo fuera un reducto franquista y opusdeísta.

Los
que vamos por la vida embutidos en nuestros zapatos y no vivimos de
mentir, de robar, de palabrerías huecas, de darnos golpes de pecho,
de besar sotanas, de chupacirios, de mear agua bendita, de besar
banderas victoriosas, de crear telarañas en los sobacos por andar
con el brazo en alto, o de bajarnos los pantalones para que nos
sacralicen e impongan su divina justicia; aprendimos hace tiempo que
ustedes confunden los términos, a sabiendas de lo que hacen, les
reporta pingües beneficios, colocan a sus familias y queridos o
queridas, se aseguran unas jubilaciones millonarias y
cogen la primera puerta giratoria que les recoloca al frente de una
de las empresas a las que han favorecido durante su periodo en el
gobierno de turno… Qué se puede esperar de ustedes? (Si alguien
reconoce entre estas palabras a algún dirigente del Ppsoe, no es
pura coincidencia, sino cruda realidad).

Ahora
volvemos con el “Todos juntos para salvar el Mar Menor”; hemos
sido nosotras, las gentes de a pie, quienes lo hemos suplicado desde
siempre y ustedes, casados con las empresas contaminantes, los que
siempre nos han mirado por encima del hombro, nos han meado en la
cara mientras se reían de nuestras propuestas, o destrozaban
nuestros trabajos. Pidan ahora a las empresas que han contaminado, a
los muchos políticos que se han lucrado, compañeros suyos de
partido; que arrimen el hombro, que se pongan a limpiar lo ensuciado,
que restablezcan una naturaleza muerta, como la que han conseguido
tener en el Mar Menor.

Y
lo peor no es eso, ya lo digo, el Mar Menor es sólo una leve muestra
del mal que están ustedes causando al mundo. No, no tengo confianza
en que el tiempo les ponga en su sitio y, porque ese sitio es
nuestro, les exijo la parte que me pertenece, en la esperanza de que
seamos los suficientes como para negarles el pan y la sal, del mismo
modo que ustedes nos la han venido negando a través de los tiempos.
Ojalá se pudran como el Mar Menor a día de hoy?

Lo
peor es que, en un sistema corrupto, saltan las bielas, las junturas
echan humo, revientan las paredes, revienta el sistema y se carga
todo lo que contiene; esto si es democrático y tú de
qué democracia hablas canelo?

Temas relacionados:

señores de negro

sos mar menor

salvar la pinada de 4 picos

Opiniones de este contenido

Esta web se reserva el derecho de suprimir, por cualquier razón y sin previo aviso, cualquier contenido generado en los espacios de participación en caso de que los mensajes incluyan insultos, mensajes racistas, sexistas... Tampoco se permitirán los ataques personales ni los comentarios que insistan en boicotear la labor informativa de la web, ni todos aquellos mensajes no relacionados con la noticia que se esté comentando. De no respetarse estas mínimas normas de participación este medio se verá obligado a prescindir de este foro, lamentándolo sinceramente por todos cuantos intervienen y hacen en todo momento un uso absolutamente cívico y respetuoso de la libertad de expresión.




 No hay opiniones. Sé el primero en escribir.


Escribe tu comentario
* Datos requeridos
Título *
Contenido *
Tu nombre *
Tu email *
Tu sitio web