SIEMPRE NOS SOBRARÁ UN CACTUS SOBRE EL QUE SENTARNOS
El Latido

SIEMPRE NOS SOBRARÁ UN CACTUS SOBRE EL QUE SENTARNOS

Sobre todo, la recomendación enseñanza metida en el ADN de nuestro genio, el hacedor de la luz. El guerrero de su estirpe, el defensor de la verdad visible y la invisible. Me piden desde el cajón de mis memorias, en un apartado especialmente reservado para las frases que debieran grabarse en piedra, una y otra vez: ?No hay que dejarse engañar?...(SEGUIR LEYENDO...)

Antonio Baeza | 3 abr 2020

Sobre todo, la recomendación enseñanza metida en el ADN de nuestro genio, el hacedor de la luz. El
guerrero de su estirpe, el defensor de la verdad visible y la invisible. Me piden desde el cajón de mis
memorias, en un apartado especialmente reservado para las frases que debieran grabarse en piedra, una y
otra vez: “No hay que dejarse engañar”.
Por ahí vamos, no se sabe muy bien si en el devenir de una historia falsa. Qué pasa cuando las letras se
escriben sobre renglones torcidos? Cuando se cruzan las palabras y se amontonan? Cuando las
intenciones ocultas dominan sobre las verdades palmarias?...
Esto no es un examen, no es un proceso, no es un cáctussssssssssssssssssss!!!!!!
Algo más que una broma, una alarma (todos al arma); Arma mía de mi consuelo! Arma suya de su
contecho! Queréis que os vuelva a hacer una pregunta? Jopé!; tendré que redefinir mi texto y culo.
Pasan horas de soledad, de compañías cortas, de abrazos caídos, holganzas y semejanzas; alargándose en
los días, las semanas que pasan y las horas que se traspapelan, se caramelizan, se endrogan, camelos y
camellos ausentes, presentes en el pecho a pecho de la tarde y la noche; la mañana de pan calientico y la
chorraica de aseite. Qué poco nesecitamos los de mi pueblo para poder echar a volar las cometas de los
pensamientos, y elevar al sielo los sentimientos más profundos; aquellos que vuelan alto, sobre las
cabezas de las locas patas y patos, incluyendo algún que otro palmípedo. Mejor si no peda mucho.
Volverán las canelas a sobrevolar los techos café con leche de los asiáticos en los que no se ve el brandy;
aunque lo lleven en el alma. Ahuyentando los malos espíritus de otros asiáticos con, tan sólo, RNA; pero
con mucha mala leche. Quien hubiera pensado que esto surgiría en China?
Y dale con las pregunticas incómodas; ya quisiera yo que no me asaltaran a cada momento; pero se me
cuelan entre los dedos, se me aposan en las teclas, se reflejan en el texto (y culo).
Aquellas que surgieron como setas bajo las tiendas de campaña, junto al Correfus, a las puertas olvidadas
del Rosell, camino a ninguna parte; espacios alterados por la burrocracia institucional y tal y cual. Allí
llovieron y tú también viste, cáctusssssss y wateres alternativos para la ciudadanía meante. De algo
sirvieron aquellos siento y pico días de rebelión en las fronteras de una ciudad en la frontera de una región
en la frontera y un país en la frontera, de un mundo en la frontera. Tamos que nos salimos, cuando no nos
saquen; esperemos que nuestra Rebeldía no lo permita.
Ustedes querrán saber; decían los doctores de ello, que para ello, a Salamanca. Pero ahora todo anda
subvertido y pervertido, convertido y manido. Estudiamos on line; ja, ja, jas; rodajas de cítrico crítico y
críptico saber a ácido. Yo no ha cido! Y me niego a volver a las preguntas.
Donde la compañía, hizo un alto, luego hizo también un bajo y las estrellas se pusieron sus mejores galas,
algunas se adornaron de comandantes y generales almirantes (ciegos), en sus pechos ardientes; cero al
cociente y bajo el dígito siguiente. No, por favor, no me sigan, que ando un tanto trasnochado,
trascendente y transportado, virtualmente, que sin virtud no hay monserga que se precie.
Allá van las compañías, ya lo decía, allende los montes y los valles; la importancia de saberse en el tacto
del contacto. Síganme sus señorías a través de las realidades que nos rodean, siganme si pretenden llegar
al fondo o la superficie (que tanto da, según el tao) y perdonen lo osado de mi equilibrio ausente en lo que
a mente se refiere normal mente.
Desde el Sol de la partitura, rodeando la blanca y ascendiendo a la séptima, corchea mediante ese Re
bemol que nos infla el velamen, para hacernos surcar la mar, rumbo a ninguna parte. El mejor de los
destinos; seguir viviendo y navegar descubriendo horizontes nuevos. A la vuelta de cada ola, un abrazo,
una caricia.
A mis compis de sentires y acampares, volares y transitares.

Temas relacionados:

siempre nos sobrarÁ un cactus sobre el que sentarnos

Opiniones de este contenido

Esta web se reserva el derecho de suprimir, por cualquier razón y sin previo aviso, cualquier contenido generado en los espacios de participación en caso de que los mensajes incluyan insultos, mensajes racistas, sexistas... Tampoco se permitirán los ataques personales ni los comentarios que insistan en boicotear la labor informativa de la web, ni todos aquellos mensajes no relacionados con la noticia que se esté comentando. De no respetarse estas mínimas normas de participación este medio se verá obligado a prescindir de este foro, lamentándolo sinceramente por todos cuantos intervienen y hacen en todo momento un uso absolutamente cívico y respetuoso de la libertad de expresión.




 No hay opiniones. Sé el primero en escribir.


Escribe tu comentario
* Datos requeridos
Título *
Contenido *
Tu nombre *
Tu email *
Tu sitio web