La Verdad de Ures
El Nacional de Ures

La Verdad de Ures

Lea este cuento corto escrito por nuestro redactor.

Carlos Molina Romo | 23 oct 2020

Había una vez en un pueblo en Sonora llamado Ures un hombre llamado José. Él era el mejor dogero de todo el estado, cada fin de semana venían personas de todos los estados para probar sus deliciosos dogos.

 

Un día como cualquier otro, un buen amigo de José le dice “oye José nunca había probado unos dogos tan más buenos jodido, e cuál es tu secreto los has de hacer de perro como el abuelo de Jaime verdad jodido” fueron las palabras sinceras de Luis Manuel. José consternado le dijo “no, cada hot dog mío es hecho con amor y dedicación” fueron las palabras de José, pero, lo que Luis Manuel no sabría que al siguiente día vería la vida correr por sus ojos.

 

A la mañana siguiente llega la esposa de Luis Manuel y lo primero que ve es a su esposo en la cama vomitado y muerto con una mirada fría y pálida. La gente preocupada no sabía que podría ser, pero, eso solo fue el principio de una serie de muertes con los mismos síntomas. 

 

Para eso acudió una investigadora enviada por el gobierno de México a descubrir el secreto de lo que ocurría, su nombre era Vanessa de Ruiz la mejor detective de México, ella se empeñó a descubrir cual era la causa de todo lo que estaba ocurriendo y fue entrevistando casa por casa por casa hasta que llegó con uno de los sobrevivientes de los síntomas. Su nombre era Carlos Molina, él dijo que lo último que recordaba era que había comido unos hot dogs muy buenos, pero eso era lo único que recordaba. A la mañana siguiente, Carlos estaba muerto.

 

Vanessa desconcertada fue al último lugar que pensó, a la dogeria de José, y mientras se comía un hot dog, vio como un hombre con aspecto oriental descargaba un paquete sospechoso en la casa de José, José al darse cuenta de eso intentó distraer a la agente Vanessa, pero, ya era demasiado tarde a la mañana siguiente una redada de soldados caían a la casa de José y descubren el secreto para más perturbador del lugar que los hot dogs estaban hechos de murciélago.

 

José en tono de burla a Vanessa le dice, te tardaste mucho, lo que no sabía Vanessa es que los soldados estaban comprados. Vanessa no podía creer lo que estaba pasando y recordó que se había comido un hot dog en este instante Vanessa empezó a tener los síntomas y murió. Y ese solo fue el principio de José y extendió su negocio por todo el país...

Temas relacionados:

Opiniones de este contenido

Esta web se reserva el derecho de suprimir, por cualquier razón y sin previo aviso, cualquier contenido generado en los espacios de participación en caso de que los mensajes incluyan insultos, mensajes racistas, sexistas... Tampoco se permitirán los ataques personales ni los comentarios que insistan en boicotear la labor informativa de la web, ni todos aquellos mensajes no relacionados con la noticia que se esté comentando. De no respetarse estas mínimas normas de participación este medio se verá obligado a prescindir de este foro, lamentándolo sinceramente por todos cuantos intervienen y hacen en todo momento un uso absolutamente cívico y respetuoso de la libertad de expresión.




 No hay opiniones. Sé el primero en escribir.


Escribe tu comentario
* Datos requeridos
Título *
Contenido *
Tu nombre *
Tu email *
Tu sitio web
 
RaiolaNetworks
Te recomendamos...
Noticias La Hontanilla
https://www.periodicodigitalgratis.com/19930/
Tribuna Digital China
https://www.tribunadigitalchina.com/
100%Rock WebZine
https://www.periodicodigitalgratis.com/14288/
Noches de jardín
https://www.revistanochesdejardin.com/
LA VOZ DE LENA
https://www.lavozdelena.es/