México y las potencias extranjeras: Intervenciones y resistencias.
Zona Académica

México y las potencias extranjeras: Intervenciones y resistencias.

Las intervenciones extranjeras en México comenzaron cuando la nación alcanzó su independencia, a raíz de desacuerdos que se generaron como consecuencia de alianzas comerciales con otros países.

Maria Fernanda Bello Lara | 17 nov 2020

 

 Intervención de Inglaterra

En el momento en que México alcanzó su independencia, Inglaterra era la nación con mayor desarrollo capitalista en la industria y la economía. También en la comercialización, ya que poseía fábricas y contaba con las riquezas para invertir en otras regiones. Inglaterra tenía colonias prósperas en el continente asiático y africano; además, tenía la marina de guerra más grande y armada del mundo. Esta nación decidió establecer vínculos de comercio con México por su riqueza mineral, especialmente por la plata y por las oportunidades de expansión dentro del país, para llevar a cabo la producción manufacturera inglesa. De esta forma, los Estados Unidos Mexicanos y Gran Bretaña firmaron un tratado de amistad, navegación y comercio para establecer relaciones económicas y, al mismo tiempo, para detener la expansión de los Estados Unidos de América.Desde 1826, cuando la relación entre ambos países se formalizó, otros países de Europa mostraron interés en México en varios sectores, como por ejemplo en acuerdos diplomáticos, comerciales y artísticos. Gran Bretaña fue el principal aliado comercial de los Estados Unidos de México y se convirtió en el benefactor de maquinaria, textiles y en la extracción de los recursos minerales. La localización física de México, entre el océano Atlántico y el océano Pacífico, fue muy favorecida para el comercio. La inversión de los ingleses en México impulsó la explotación de los recursos naturales y ayudó al crecimiento de la economía. Por otro lado, Gran Bretaña intervino para mediar en conflictos con Francia, en 1839; por la Guerra de los Pasteles con Estados Unidos, debido a la independencia de Texas, en 1836; y al final de la guerra entre México y Estados Unidos, en 1848.

 Intervención de España

  •  
  •  

Batalla de Tempico en 1829. Carlos Paris / Public domain

Entre 1821 y 1854, México y España mantuvieron relaciones de carácter conflictivo, aunque el ejército de México hubiera derrotado las últimas tropas de España en 1825, con los buques que adquirieron por medio de los préstamos de los británicos.

A inicios del año 1827, el fraile Joaquín Arenas dirigió una conspiración para destituir al gobierno de México del poder y restablecer la soberanía de España en México, que no tuvo efecto porque sus tropas fueron derrotadas.

La conspiración de Arenas dio lugar a que el Congreso mexicano expusiera la Ley de Expulsión, que consistía en la salida inmediata del país de todos los ciudadanos españoles que residieran en México.

Esto tuvo como consecuencia una ruptura en la economía de la nación, ya que muchos de los expulsados eran comerciantes y terratenientes, que se llevaron consigo sus riquezas a su país de origen.

El problema más fuerte que tuvo que disputar México con España fue la expedición militar ocurrida en 1829, liderada por el español Isidro Barradas, quien tomó como motivo de acción la Ley de Expulsión para llevar a cabo la reconquista de México.

Barradas y sus soldados arribaron en Veracruz y persuadieron a los soldados de México para que se unieran a ellos y así volver a instaurar el gobierno de Fernando VII, pero el ejército mexicano respondió y lograron vencer a las tropas españolas, aunque tuvieran desventajas en armas.

Barradas, mediante la firma del Convenio de Pueblo Viejo, dio su compromiso de no invadir nuevamente México.

El monarca Fernando VII no quiso aceptar la pérdida de la colonia más rica de España, así que no fue hasta su muerte que el gobierno español pudo reconocer la independecia de  México.

En 1836, México y España firmaron el Tratado de Paz y Amistad.

 Intervención de Francia

El gobierno de México hizo muchos intentos para que Francia otorgara su reconocimiento de independencia, que no se dio sino hasta 1830, por causa de las alianzas comerciales que se establecieron entre las dos naciones.Aunque formar estas relaciones con la segunda potencia de Europa era un asunto de riesgo, México acordó con Francia dos tratados de comercio: uno en 1827 y otro en 1831. Pero ninguno fue ratificado por el Congreso de México.

El primer tratado no fue ratificado porque Francia no había reconocido la independencia mexicana; y el segundo, porque las garantías que solicitaba Francia iban en contra de la constitución mexicana de 1824.En 1832 el ministro francés Antoine Deffaudis propuso un acuerdo de comercio al menudeo para los franceses residentes en México, hasta que se estableciera un acuerdo determinante. La propuesta de Deffaudis fue aprobada por el gobierno de Santa Anna pero el Congreso de México la rechazó. A causa de esa revocación, el ministro empleó varios testimonios de franceses para acusar al gobierno de México de daños a sus comercios, como estrategia para ejercer presión y obtener un tratado de libre comercio. Las relaciones con el ministro de Francia fueron rotas y terminó por abandonar el país, para posteriormente regresar junto a varios buques de la armada de Francia, que arribaron a Veracruz.  En 1839 inició la llamada Guerra de los Pasteles, la primera intervención de Francia. Al poco tiempo, ambos países comenzaron las negociaciones para arreglar los desacuerdos económicos y firmaron un tratado de paz, lo que produjo que Francia retirara su flota armada sin pagar los gastos de guerra.

Francia intervino por segunda vez en México invadiendo militarmente la nación por el Segundo Imperio francés, que recibía apoyo de España y Gran Bretaña.  Fue después de que el mandatario Benito Juárez suspendiera el pago de intereses a países extranjeros en 1861, y esto ocasionó el disgusto de los países europeos. Las tres potencias se unieron para exigir pagos a México, pero cuando llegaron al puerto de Veracruz y entendieron que Francia pretendía conquistar todo el territorio, hicieron su retirada.

 Intervención de Estados Unidos

Mientras México construía su gobierno, al mismo tiempo Estados Unidos expandía su territorio. Estados Unidos fue el país que más atacó a México mediante diversas aplicaciones diplomáticas e intervenciones armadas, que devinieron en que el país hispanohablante perdiera en 1848 la mitad de su territorio. Numerosos aspectos coincidieron para que México perdiera sus tierras. Había divisiones internas en los partidos políticos y una economía reducida, que hacía difícil estabilizar la situación que se vivía en el norte del país. Sumado a esto, destaca la existencia de los colonos extranjeros, que buscaban apropiarse de las tierras, y el plan de expansión de Estados Unidos.

Esta situación dio como resultado la separación de Texas, en 1836, de los Estados Unidos de México, y que se anexionara a Estados Unidos de América diez años después.

Desde 1822 el estado mexicano estableció leyes para los colonos habitantes de Texas, pero ellos no hicieron caso, negociaban tierras ilegalmente, traían esclavos; los texanos eran protestantes y hablaban inglés.

En vista de la determinación cultural y social de Texas, el gobierno mexicano fue tolerante con las necesidades de los texanos, pero aun así Texas declaró su independencia en 1836.

Cuando terminó la guerra de México con Texas, el gobierno de México no reconoció la independencia de los colonos texanos pero, en cambio, Estados Unidos aceptó la soberanía de Texas, y años más tarde logró su cometido que era anexarla a su gobierno, lo cual agravó las relaciones entre México y Estados Unidos.

Finalmente, el Congreso estadounidense ratificó la integración de Texas, y exigió al gobierno mexicano que le fuera otorgado el estado de Coahuila, además de ejercer diferentes acciones para obligarlos a vender California y Nuevo México. A partir de estas exigencias por parte de Estados Unidos, se originó una situación mucho más grave, con la invasión del ejército americano en México.

 

 Segunda intervención francesa en México

  •  
  •  

Izada de la bandera estadounidense en el puerto de Veracruz. Photograph by Hadsell taken during the U.S. occupation of Veracruz, 1914. / Public domain

Tras la Guerra de la Reforma, México se encontraba en una situación económica límite. Por ello, en 1861 el presidente Benito Juárez anunció la suspensión de los pagos de deuda extranjera.Por ello, Francia, Reino Unido y España se unieron para exigir estos pagos y formaron una alianza gestada en la Convención de Londres y donde se decidió enviar tropas para intervenir a México. Aunque el gobierno mexicano reculó, la triple alianza siguió su plan y en 1862 llegaron a Veracruz para negociar. Reino Unido y España llegaron a un acuerdo, pero los franceses no se mostraron satisfechos y decidieron ocupar el país.  El 10 de junio de 1863 las tropas llegaron a Ciudad de México, punto de partida para ir ocupando otros puntos del país. Sin embargo, la resistencia mexicana obligó a los franceses a abandonar el país en 1866, los cuales estaban más pendientes de su conflicto con Prusia.

Segunda Intervención estadounidense en México

En 1914, el ejército estadounidense ocupó Veracruz para evitar que llegase a manos del ejército federal mexicano una importante partida de armas para frenar la lucha revolucionaria que se estaba viviendo en el país por aquel entonces.

Los estadounidenses estaban del bando de las fuerzas constitucionales de Venustiano Carranza debido al incidente de Tampico, donde hubo un altercado entre los nativos y los marinos de EE.UU. El presidente norteamericano Woodrow Wilson fue más allá y retiró a su embajador, no reconoció a Victoriano Huerta como gobernante y apoyó la lucha revolucionaria iniciando una batalla en el puerto de Veracruz. Comenzó el 21 de abril de 1914 y pronto se hicieron con el control. Este continuó hasta el 23 de noviembre del mismo año, momento en el que el ejército de EE.UU. se retiró para darle el poder a Venustiano Carranza, el cual se había hecho con las riendas de la nación.

Anuncio Publicitario: qué es, función, tipos y característicasQué debe tener un buen anuncio publicitario?

Temas relacionados:

Opiniones de este contenido

Esta web se reserva el derecho de suprimir, por cualquier razón y sin previo aviso, cualquier contenido generado en los espacios de participación en caso de que los mensajes incluyan insultos, mensajes racistas, sexistas... Tampoco se permitirán los ataques personales ni los comentarios que insistan en boicotear la labor informativa de la web, ni todos aquellos mensajes no relacionados con la noticia que se esté comentando. De no respetarse estas mínimas normas de participación este medio se verá obligado a prescindir de este foro, lamentándolo sinceramente por todos cuantos intervienen y hacen en todo momento un uso absolutamente cívico y respetuoso de la libertad de expresión.




 No hay opiniones. Sé el primero en escribir.


Escribe tu comentario
* Datos requeridos
Título *
Contenido *
Tu nombre *
Tu email *
Tu sitio web
 
RaiolaNetworks
Te recomendamos...
El Hermes
https://www.periodicodigitalgratis.com/30401/
Mi Periódico Digital gratis
https://www.periodicodigitalgratis.com/1/
PENSAMIENTO SOCIAL
https://www.periodicodigitalgratis.com/3562/
LUX AETERNA
https://luxaeterna.oscarhcaballero.com/