LAS CARAS DE LA POBREZA

LAS CARAS DE LA POBREZA

¿Qué pasa cuando vives en la pobreza? Y ¿Qué tan afortunado debes ser para salir de ella?

Nabila Jimenez y Lilly Maldonado | 9 nov 2020

México, país en donde la igualdad social se reduce a un 2.1%, lugar donde 74 de cada 100 mexicanos no logran superar la pobreza. México lindo y querido, donde 9.3 millones de tus habitantes viven en pobreza extrema. Nuestro bello México donde al recorrer sus calles podemos encontrar niños trabajando para ayudar a sus padres con el sustento económico de la familia, querido México que cada vez más jóvenes viven en las calles, limpia parabrisas a cambio de unas moneditas. Nuestro México y su gente que recurren a la delincuencia para obtener dinero fácil.México, país en donde la igualdad social se reduce a un 2.1%, lugar donde 74 de cada 100 mexicanos no logran superar la pobreza. México lindo y querido, donde 9.3 millones de tus habitantes viven en pobreza extrema. Nuestro bello México donde al recorrer sus calles podemos encontrar niños trabajando para ayudar a sus padres con el sustento económico de la familia, querido México que cada vez más jóvenes viven en las calles, limpia parabrisas a cambio de unas moneditas. Nuestro México y su gente que recurren a la delincuencia para obtener dinero fácil.

¿Qué pasa cuando vives en la pobreza? Y ¿Qué tan afortunado debes ser  para salir de ella?

 

Crecí en una casa en donde había días en que no había nada de comer, así que teníamos que salir a buscar quien nos regalara algo de comer.”

El ingeniero William Ernesto Jiménez Hernández con quien tuvimos el placer de entrevistar, nos platica como fue su experiencia durante su infancia y adolescencia en donde su situación económica era muy deplorable y lo que tuvo que afrontar para poder progresar.

Desde pequeño se vio sometido a trabajar debido a que su padre no tenía un trabajo estable y en ninguno de sus trabajos obtenía un sueldo que fuera suficiente para poder mantener a sus siete hijos y esposa.

El señor Jiménez obtuvo su primer trabajo antes de cumplir los 9 años de edad; tenía que ir a la milpa para ayudar con los cultivos pero debió dejar aquel trabajo ya que su padre al fin le había permitido asistir a la escuela; sin embargo, eso no lo detuvo de conseguir otro trabajo aunque debía buscar uno que se acoplara a sus estudios; el decidió iniciar a vender paletas y saborines por las tardes después de la escuela y los fines de semana dejaba los saborines de lado para bolear zapatos y vender pan de elote en una esquina del centro de la ciudad de Escárcega.

Por lo que nos relata el ingeniero Jiménez así era la vida de la mayoría de jóvenes que lo rodeaban, tenían que salir a trabajar pues el dinero en casa no era suficiente.

Había veces en que tenía que ir por mis hermanos a la cantina porque estaban demasiado ebrios como para regresar a la casa por su cuenta, yo los veía y no quería terminar de esa forma y tampoco podía imaginar un futuro en el campo. Esa vida no era para mí, no quería que esa fuese mi vida.”

Decidido salir de la pequeña Escárcega. Se mudó a Chetumal para poder estudiar la Universidad, después de su primer año en Chetumal; donde en un futuro echaría raíces, consiguió un empleo en el Palacio de Gobierno lo cual fue un golpe de suerte pues así una parte de su sueldo iría a su ciudad natal en donde vivía su madre y sus dos hermanos pequeños.

Ahora a sus 45 años de haberse graduado se siente completamente orgulloso de lo que ha logrado y de que su esfuerzo y dedicación valió la pena.

Volver a Escárcega y ver que amigos de la infancia siguen ahí, que no les fue tan bien como a mí, me hace darme cuenta de la gran suerte que tuve por querer salir de esa vida deplorable.”

Nos cuenta que las veces que ha vuelto a su ciudad siempre ve a sus viejos amigos con pequeños negocios que están a punto de quebrar o a algunos saliendo de la pequeña cantina donde iba a buscar a sus hermanos.

Esto es por lo que pasan la mayoría de la población Mexicana, personas que se encuentran en la parte más baja de la jerarquía social; se estancan y muchos de ellos les es imposible poder superarse debido a falta de recursos y eso provoca que se rindan en el camino.

Salir de la pobreza siempre será una batalla difícil y ello no los puede demostrar el ingeniero William Jiménez.

 

La zona sur de México es considerada donde se arraiga la desigualdad social, en esta zona se vive un estancamiento social que se eleva al 86%. En México ser parte de esta problemática es demasiado difícil y la única forma de evitarla es tener la suerte de no nacer en ella o de esforzarte por salir de ahí.   

Desafortunadamente la pobreza es un problema que afecta a cada uno de los seres humanos; sin embargo, las personas no notan esta problemática sobre todo si no llegan a vivir de esta forma.

Así que, ¿Qué tan afortunado debes ser para salir de la pobreza?.

¿Qué pasa cuando vives en la pobreza? Y ¿Qué tan afortunado debes ser  para salir de ella?

 

Crecí en una casa en donde había días en que no había nada de comer, así que teníamos que salir a buscar quien nos regalara algo de comer.”

El ingeniero William Ernesto Jiménez Hernández con quien tuvimos el placer de entrevistar, nos platica como fue su experiencia durante su infancia y adolescencia en donde su situación económica era muy deplorable y lo que tuvo que afrontar para poder progresar.

Desde pequeño se vio sometido a trabajar debido a que su padre no tenía un trabajo estable y en ninguno de sus trabajos obtenía un sueldo que fuera suficiente para poder mantener a sus siete hijos y esposa.

El señor Jiménez obtuvo su primer trabajo antes de cumplir los 9 años de edad; tenía que ir a la milpa para ayudar con los cultivos pero debió dejar aquel trabajo ya que su padre al fin le había permitido asistir a la escuela; sin embargo, eso no lo detuvo de conseguir otro trabajo aunque debía buscar uno que se acoplara a sus estudios; el decidió iniciar a vender paletas y saborines por las tardes después de la escuela y los fines de semana dejaba los saborines de lado para bolear zapatos y vender pan de elote en una esquina del centro de la ciudad de Escárcega.

Por lo que nos relata el ingeniero Jiménez así era la vida de la mayoría de jóvenes que lo rodeaban, tenían que salir a trabajar pues el dinero en casa no era suficiente.

Había veces en que tenía que ir por mis hermanos a la cantina porque estaban demasiado ebrios como para regresar a la casa por su cuenta, yo los veía y no quería terminar de esa forma y tampoco podía imaginar un futuro en el campo. Esa vida no era para mí, no quería que esa fuese mi vida.”

Decidido salir de la pequeña Escárcega. Se mudó a Chetumal para poder estudiar la Universidad, después de su primer año en Chetumal; donde en un futuro echaría raíces, consiguió un empleo en el Palacio de Gobierno lo cual fue un golpe de suerte pues así una parte de su sueldo iría a su ciudad natal en donde vivía su madre y sus dos hermanos pequeños.

Ahora a sus 45 años de haberse graduado se siente completamente orgulloso de lo que ha logrado y de que su esfuerzo y dedicación valió la pena.

Volver a Escárcega y ver que amigos de la infancia siguen ahí, que no les fue tan bien como a mí, me hace darme cuenta de la gran suerte que tuve por querer salir de esa vida deplorable.”

Nos cuenta que las veces que ha vuelto a su ciudad siempre ve a sus viejos amigos con pequeños negocios que están a punto de quebrar o a algunos saliendo de la pequeña cantina donde iba a buscar a sus hermanos.

Esto es por lo que pasan la mayoría de la población Mexicana, personas que se encuentran en la parte más baja de la jerarquía social; se estancan y muchos de ellos les es imposible poder superarse debido a falta de recursos y eso provoca que se rindan en el camino.

Salir de la pobreza siempre será una batalla difícil y ello no los puede demostrar el ingeniero William Jiménez.

 

La zona sur de México es considerada donde se arraiga la desigualdad social, en esta zona se vive un estancamiento social que se eleva al 86%. En México ser parte de esta problemática es demasiado difícil y la única forma de evitarla es tener la suerte de no nacer en ella o de esforzarte por salir de ahí.   

Desafortunadamente la pobreza es un problema que afecta a cada uno de los seres humanos; sin embargo, las personas no notan esta problemática sobre todo si no llegan a vivir de esta forma.

Así que, ¿Qué tan afortunado debes ser para salir de la pobreza?.

Temas relacionados:

pobreza

méxico

Otros enlaces de Local

Opiniones de este contenido

Esta web se reserva el derecho de suprimir, por cualquier razón y sin previo aviso, cualquier contenido generado en los espacios de participación en caso de que los mensajes incluyan insultos, mensajes racistas, sexistas... Tampoco se permitirán los ataques personales ni los comentarios que insistan en boicotear la labor informativa de la web, ni todos aquellos mensajes no relacionados con la noticia que se esté comentando. De no respetarse estas mínimas normas de participación este medio se verá obligado a prescindir de este foro, lamentándolo sinceramente por todos cuantos intervienen y hacen en todo momento un uso absolutamente cívico y respetuoso de la libertad de expresión.




 No hay opiniones. Sé el primero en escribir.


Escribe tu comentario
* Datos requeridos
Título *
Contenido *
Tu nombre *
Tu email *
Tu sitio web
 
RaiolaNetworks
Te recomendamos...
El permiso por puntos
https://www.elpermisoporpuntos.es/
LUX AETERNA
https://luxaeterna.oscarhcaballero.com/
Salon del Automovil de Ginebra
https://www.periodicodigitalgratis.com/728/
Congéneres
https://www.periodicodigitalgratis.com/43561/
La Segunda Guerra Mundial
https://www.periodicodigitalgratis.com/57403/